Grupos de padres en whatsapp : entre la salud mental y la responsabilidad


Cuando tu hijo empieza a ir al colegio y a participar de extraescolares no solo te toca cargar con la mochila, la merienda y una buena planificación, sino que te caerá un peso enorme en tu agenda: los grupos de Whatsapp.

Pueden ser un instrumento útil e informativo, pero en ocasiones no es más que un rincón de chismorreo que acaba intoxicando y perjudicando la educación de nuestros hijos. Vamos a analizar las claves para evitar que afecte a la responsabilidad de ellos y a nuestra salud mental.






Cuando empecé el colegio todo el mundo tenía instalada esta app. Sin embargo, no estaba extendido el uso de los grupos como ahora. No hablo de prehistoria, hablo de 7 años atrás. Nadie tenía interés sobre nuestros deberes, las reuniones o lo que pasaba dentro del grupo de clase. Todo era más individual y, si acaso, algunos padres hacían corrillo a la puerta del colegio para comentar ciertos temas (que no chismes, mal pensada).

Ahora, que acabo primaria, veo que todos los padres -como los míos - suelen tener al menos un grupo en torno a mí y/o a mis compañeros. Del colegio, del conservatorio, de atletismo, de inglés ... pero hay otras muchas opciones como los del parque, del barrio, de los cumpleaños ... y todo lo que pueda sugerir más de 3 personas unidos bajo un motivo común.

Si no estás en ninguno, enhorabuena, pero debes saber que eres un rara abis prehistórico.

El afán de control de los horarios, los deberes confusos, las actividades, excursiones o los próximos campamentos … se ha convertido en una obsesión para vosotros. No deseáis dejar nada fuera de control en tu agenda de padre/madre. Pero en muchos casos, algunos, tenéis la difícil tarea de añadir el control de vuestros propios grupos: los vecinos, los compañeros de trabajo, los del café, los del gimnasio, los de los viernes, los amigos de la infancia, los de vacaciones, los de casa, los de la familia … .

Aunque los tengas sin sonido, estás ahí: enganchado al grupo. Hasta tal punto que si te quedas sin batería, al encender el móvil, 200 mensajes sin leer te dejarán la sensación de haberte perdido lo mejor de cada grupo.


¿Demasiado conectados? Sí, por supuesto.

¿Cómo no verse afectada tu salud mental por un sistema de conexión tan absorbente?


Hay grupos que son de gran interés, como en mi caso, el de atletismo. Para horarios, localizaciones y anotaciones para las carreras. Seguramente tú tengas alguno o varios que son imprescindibles en tu agenda.

Sin embargo, los del colegio son totalmente prescindibles. Porqué? De los deberes, exámenes, entrenamientos y demás actividades tengo que ocuparme yo. Ser responsable es una de mis obligaciones. Tener los deberes anotados también. Llevar al día las actividades, por supuesto. Conocer la fecha de la próxima excursión, actividad o charla. 


Mi obligación es atender al profesor, entrenador, maestro y educador … anotar los datos, retener las fechas, consultar las dudas. Porque si yo no atiendo y delego en mi madre ¿estoy realmente preparado para madurar y ser el adulto que deseo? No lo creo.

Por lo tanto, ¿cuál es el principal problema de estos grupos de whatsapp? La sobreprotección.

Y ¿Cuáles son los límites a estas "plazas de pueblo" en las que se han convertido algunos de estos chats? El respeto y la privacidad. 

No olvides leer esta noticia reciente que lo confirma.

Así que, si estás en varios grupos como padre o madre, reflexiona sobre tres cuestiones:
1. si son realmente necesarios
2. si no estarás sobreprotegiendo a tu hijo
3. si consideras que debes mantenerte en ellos, respeta y lee los siguientes consejos:



Fuente: quids






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...